martes, 2 de agosto de 2016

Aprende a decir no..., ¿dices “si” cuando en realidad quieres decir “no”?


¿Hay momentos en los que te ves  haciendo cosas que no quieres?, ¿sientes que todo el mundo te maneja?, ¿haces las cosas  y luego te sientes muy mal? , ¿dices “si” cuando en realidad quieres decir “no”?
Quizás se deba a una falta de habilidades sociales, una falta de asertividad. La asertividad es aquello que nos ayuda a dar nuestra  opinión respetando nuestros derechos sin hacer daño a los demás.

 ¿Porque nos cuesta tanto decir que no?
Quizás se deba a …
-Elevada deseabilidad social.
-Facilidad para sucumbir a la presión de otra persona o grupo.
-Experiencias negativas previas: es posible que en algún momento hayas intentado decir que no o establecer tus propios límites, y te hayan respondido de una manera inadecuada o hayas sufrido consecuencias negativas importantes.
-Baja Autoestima: en muchos casos es la causa (“no valgo nada como para negarme”) y en muchas otras también es una consecuencia, ya que las personas que no saben decir que NO se sienten inferiores a los demás por no verse capaces de establecer límites respecto a ellos.
-Miedo al rechazo o a una evaluación negativa: es importante que los demás te acepten y no te evalúen negativamente. Quizás creas que si te muestras de acuerdo con todo lo que el otro te propone tendrás menos posibilidades de ser rechazado y serás “más querido”, y se te aceptará con facilidad.
-Temor a las consecuencias que imaginamos  que podría tener nuestra negativa.



Cosas a tener en cuenta antes de empezar…
  • Cuida tu lenguaje corporal: mantén una distancia adecuada, con una postura tranquila y relajada, sin cruzar los brazos, y no tengas cosas en las manos que puedan dejar ver  tu nerviosismo.
  • Modula los aspectos paralingüísticos:  un tono de voz medio, hablando con tranquilidad, sin apresurarte.
  • Debemos tener claro el contenido del discurso,  “qué” vamos a decir.
  • Date cuenta de que está bien decir que NO. No importa a quién le estés hablando y cuál es la situación, tienes derecho a decir NO. La única razón por la que sientes que no tienes ese derecho es porque tú elijes renunciar al él.
  • Conoce tus prioridades. ¿Cuáles son tus objetivos ¿Prefieres dedicar tiempo a esos objetivos o en este nuevo compromiso? Conocer tus metas refuerza tus razones para decir NO.
  • Hazlo sencillo. No hay ninguna necesidad de sobre-explicarlo. Simplemente di que NO, y da la razón principal del por qué. Dar una explicación muy larga no sólo confundirá a los otros con los detalles, sino que también debilitará tu posición.
  • Proporciona una alternativa. Esto no es necesario, pero si te sientes mal por decir que NO, puedes proporcionar una opción alternativa para amortiguar el efecto.
Y después de tener claro todo esto , vamos manos a la obra , para ponerlo en práctica estos serían los pasos:

 1. Introducir el tema
Si la otra persona nos hace la petición en el momento no es necesario, pero puede que la petición nos la hicieran otro día o por correo y ahora queramos decir que no.
“Te quería comentar lo que me dijiste el otro día…” Otra forma es simplemente entrar al tema diciendo algo del estilo: “Por cierto, quería comentarte una cosa, sobre algo que me dijiste el otro día…”, ” Te acuerdas que me pediste si podía….”,”He estado pensando sobre el favor que me pediste….”. Esta claro que el mejor momento será aquel en el que la otra persona esté más receptiva, pero no siempre esto es posible.

 2.Podemos utilizar alguna de estas técnicas
Técnica del sándwich (o bocadillo):
 La parte inicial inicial (en esta metáfora sería equivalente al pan) sería ser empáticos y agradables con la otra persona, introducir el tema de forma agradable. Sería una parte positiva del discurso.
 A continuación introduciríamos la parte en la que decimos que no (el contenido del sándwich), diciéndoles asertivamente que en este momento no puede ser. Esta parte debe ser breve y no alargarse, además si es un amigo cercano podemos dar alguna razón pero no debemos justificarnos ni dar demasiados motivos.
Y para acabar cerraríamos con otro comentario positivo (más pan) para terminar la conversación con buen sabor de boca. Por ejemplo manifestar que nos ha agradado poder hablar del tema, que nos alegramos del buen resultado de la conversación, etc…
 Un ejemplocuando nos piden dinero, los pasos serían:
      Quería hablar contigo de lo que me comentaste el otro día, sobre que necesitabas dinero, la verdad es que entiendo que estás en una situación difícil, debe ser duro para ti. Entiendo que me lo hayas pedido a mi…
      PERO… En este momento no puedo prestarte el dinero, espero que lo entiendas. No puedo prestarte el dinero, me es imposible.
      Sin embargo espero que tu problema se solucione pronto, y si hay alguna otra cosa en la que sí pueda ayudarte, estaré encantado/a. Me ha alegrado mucho poder hablar contigo del tema porque era algo que realmente me preocupaba, me alegra que tengamos tan buena amistad.
Disco rayado:
Esta técnica consiste básicamente en eso, en convertirnos en un disco rayado, es decir, repetir la misma premisa hasta que la otra persona se dé por vencida. NO hay que hacerlo de forma agresiva o pasiva, sino asertiva. Es repetir, “entiendo tu punto de vista pero no puedo”, “como ya te he dicho me es imposible”, “no puedo”. Repetir la negativa hasta que el otro se rinda y deje de insistir.
Podemos aplicarla después del sándwich y solo si éste no ha funcionado y la otra persona no acepta la negativa.
Aplazamiento (solo si nos interesa): Otra opción es aplazar la decisión, decirle  que necesitamos tiempo para pensarlo.  Si lo que queremos es decir que no, mejor hacerlo al momento. No debemos utilizarlo como una manera de evitar el problema, solo para tener tiempo y poder reflexionar.
3. Cerrar la conversación
Con cualquiera de las técnicas es importante poner fin a la conversación quedando con un buen sabor de boca. Manifestar lo agradable que ha sido poder hablarlo y llegar a una conclusión sin enfadarnos, etc… Aquí es cuando evaluamos (para nosotros mismos) cómo ha ido, si he conseguido mi objetivo o no. Si hemos conseguido el objetivo es que lo hemos hecho bien.
Ahora ya cuentas con las técnicas! ¿A qué esperas para ponerlo en práctica?
 Y si todavía te quedan dudas,
 Piensa en todas las cosas a las que estás diciendo “sí” cuando dices “no.”

Fuente: Alpha (Psimebi) 
Share:

Páginas vistas en total

Entrada destacada

Excelente corto animado de lo difícil que es ser autónomo en España

Olaf de Frozen, sueña con ser autónomo, es una parodia del locutor y publicista Carlos Roca que se ha popularizado.  "Ahorra...

¿Te gusta éste blog? Compartelo!

Suscríbete a Capacity.es

Etiquetas

Archivo del blog

Siguenos en Google

Facebook

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers