lunes, 8 de agosto de 2016

En las consultas de los psicólogos hay un sentimiento habitual: “Me odio”


El odio a sí mismo se denomina, en realidad, autofobia, es decir, la persona tiene tal desagrado por si mismo que se podría asemejar a una fobia (miedo) a ser quién se es (auto).


Obviamente, consiste en un estado de ánimo totalmente destructivo de la autoestima, las relaciones interpersonales e, incluso, de la calidad de vida. Aparece cuando la persona – independientemente de su edad- considera que no es merecedora de nada bueno que le pueda ocurrir y puede desarrollarse debido a sentimientos de culpabilidad, depresivos o perfeccionistas.

¿Por qué nos empezamos a odiar? 

Hay múltiples razones por las que una persona puede empezar a odiarse a si misma, por ejemplo:
  • Cree haber hecho algo que no debería – o, efectivamente, lo ha hecho bajo los parámetros de su moral y su ética – y odiarse es un castigo por esa conducta.
  • Sobretodo en adolescentes, no les agrada alguna cosa de ellos – especialmente el físico, como ya hemos dicho en otros post- si no se someten a tratamiento a tiempo, acabarán odiándose por dos motivos; por no gustarse y por no haber puesto remedio antes.
  • Si la persona presenta sentimientos de culpabilidad por otras razones, así como sentimientos de inseguridad.
  • Pacientes que han sufrido abusos sexuales – en algún momento de su vida – y llegan a consulta porque, junto con un enorme malestar, presentan sentimientos de culpabilidad que desembocan en el ¡ me odio!
  • Sensación de bloqueo emocional junto con pensamientos recurrentes de fracaso.
  • Malas relaciones interpersonales que hacen que su red social sea débil.
  • Interpretación de sus problemas actuales mediante un sesgo negativo.
Sin embargo, y a no ser que uno/a sea muy autocrítico consigo mismo, todos – en algún momento- tenemos pensamientos negativos acerca de nosotros mismos; ninguno de vosotros ha pensado alguna vez, “pero que lento/a soy”, “ me sienta fatal este traje/vestido”, “ es culpa mía”…  La única diferencia es que , la mayoría, lo hemos hecho en un momento puntual de disgusto – quizás de enfado – y que quienes cumplen la lista anterior sienten por si mismos un odio vital.

Y, en este punto, es cuándo nos deberíamos preguntar ¿me sirve de algo odiarme? La respuesta es clara; no. Cierto es que hay quienes usan esta autofobia para crearse una mentalidad de víctima ante cualquier situación – cómo me odio, no veo las cosas claras – lo cual hace que siempre se puede hallar una excusa para los pensamientos negativos, una excusa confirmatoria para la mentalidad de victima y vuelta a empezar.

Por tanto, si te estás identificando, piensa que es tu momento de cambiar; no lo pospongas, no lo dejes para mañana, porque tienes tendencia a procrastinar. Piensa que, cuando te odias, tu autoestima esta baja y, por tanto, es difícil escapar de la negatividad y, la misma, se percibe por aquellos que intentan enfrentar cada día, llenos de actitud positiva, por tanto, tenderán a escapar de ti , ¿ Cambiamos?

"Perdónate a ti y a otros por aquellos errores pasados que te impidan sentirte bien contigo mismo"

Consejos para subir la autoestima

  • Piensa de forma positiva en las consecuencias de tus acciones. Quizás experimentes dificultades para establecer tus metas.Pero no te preocupes por ello; a unas personas les cuesta más que a otras alcanzar sus objetivos.Por ello, es importante definir tu objetivo final y concéntrate en él sin olvidarte de disfrutar del camino. De hecho, ¿ has pensado nunca que cuánto más te cueste llegar al mismo, más habrás disfrutado de tu lucha?
  •  Focaliza los que crees que son tus problemas e intenta pensar en ellos como si fueras un espectador objetivo. Entonces, verás si, realmente, son tan importantes como ahora mismo te parecen. No escapes de los problemas, afróntalos y asume sus consecuencias negativas.
  •  Si te enfrentas a algo nuevo, no lo hagas con miedo, sino que debes pensar  que ya lo hicistes anteriormente y te salió bien.
  • No imites a nadie; tienes la enorme suerte de ser una persona única e irrepetible, ¡ aprovechála! Pero no imites a áquel amigo/a que le va tan bien “ a ver si se me pega un poco de su suerte”. Piensa que la suerte existe, pero te debe pillar trabajando, qué mejor que trabajar en ti mismo…
  • Sé realista. Todos tenemos virtudes y defectos y tenemos que aprender a convivir con ellos, dandóle el mismo peso a unos que a otros.

Pautas para dejar de odiarte

  • Acéptate a ti mismo. Eres así por alguna razón y cambiarlo solo servirá para  representar un papel del que te cansarás con el tiempo. Acéptate y te aceptarán.
  • No te auto-compadezcas. Hasta a las malas experiencias, se les puede sacar un aprendizaje positivo, y de aquello que ha sido un error, también, se aprende.
  •  Los que, de verdad, te quieren son los que te van a decir tanto tus defectos como tus cualidades.
  • Explica tus cualidades. No pienses que te verán como un/a egocéntrico/a pero, presumir, alguna vez, sin pasarse, de las cosas buenas que tienes te ayudará  a sentirte más seguro

¿Llegaré a quererme?

1. La felicidad es multifactorial. Pero su soporte es, sin duda, el amor por uno mismo, es decir, el amor propio; si no te quieres a ti mismo – sin estridencias- no podrás querer- de forma adecuada- a los demás.
2. Ya lo hemos dicho anteriormente pero, siéntate, tranquilamente, sin prisas y piensa ¿ en dónde, con quién, haciendo qué, me visualizo dentro de un año? Establece una meta y, a partir de ahí, objetivos a un, tres, 6, 9 y 12 meses. Todos ellos, deben seguir un orden de prioridad, el que dicte tu corazón – ten en cuenta tu cabeza- pero, esta vez, sonríe a esa maravillosa vida que tienes ante ti
3. Debe existir un equilibrio entre nuestros necesarios momentos de soledad con tiempo para compartir con aquellas personas que llenarán de luz tu vida; tu familia y tus amigos. ¿ recuerdas que hemos dicho que tenías una red social débil? Esa es otra de tus misiones; fortalecer y estrechar los vínculos con vínculos con todas estas personas para que la red sea fuerte.
4. Estamos intentando recuperar tu vida allí en aquel punto en dónde te perdiste. Por ello, ahora vas a hacer un resumen de dónde te encuentras, de lo que llevas recorrido, de tus aciertos y errores – que habrás cometido exactamente igual que otro humano que no se haya odiado nunca- Es importante que veas si en este resumen, pesan más los aciertos que los fallos o al revés.
5. Aunque es importante descansar, lo cierto es que realizar deporte sirve para activarte cuerpo y mente y para liberar endorfinas que te harán sentir bien.
6. Es muy importante realizar técnicas de relajación para disfrutar de la calma que se logra a través de la quietud de ánimo. La relajación es un entrenamiento que se adquiere a través de la práctica y tras la enseñanza por un psicoterapeuta.


7. Cuando somatizamos la ansiedad, por ejemplo, es importante hallar una forma de canalizarlo, por ejemplo, a través de la escritura terapeútica. Consiste en poner palabras a tu mundo interior, vaciar todo aquello que has ido acumulando en tu mente, es decir, reordenar los muebles del alma para recuperar la calma y ver las cosas en perspectiva.
8. El pensamiento negativo puede arruinar todo el bienestar interno. Es necesario, llenar la mente de ilusión, vitalidad, alegría y ganas de vivir.  Controla tus pensamientos negativos sobre ti mismo y redirige tus pensamientos de odio a ti mismo en unos más positivos y de autoafirmación. Se necesitará tiempo para desarrollar el hábito de cambiar tus pensamientos, pero así, se formará un fuerte hábito al reorientar tu pensamiento de modo más positivo.
9. Realiza meditación con pensamientos de amor a ti mismo y auto-aceptación. Siéntate en un lugar tranquilo y repite frases como: “Yo soy un ser humano digno y adorable “, o, “Me amo por lo que soy y lo que hago.” Cuanto más lo hagas,  más arraigarán en tu mente y  hay más posibilidades de que concluyas que son ciertos
10. Como ya hemos dicho, las relaciones personales son muy importantes pero también lo es que aprendas a seleccionar mejor a las personas que te rodean el día a día para reducir el contacto con personas tóxicas y potenciar el contacto con personas nutricias, que te hacen sentir bien, te transmiten energía positiva
11. No te encierres en ti mismo. Mira también a tu alrededor, busca la forma de interesarte por otras personas de tu entorno que pueden ayudarte a crecer y a mejorar. Pero piensa en todo lo que tú puedes aportar a los otros: hacer una buena acción también reduce el pesimismo.Piensa que cada uno de nosotros podemos transformar el mundo – dentro de nuestras posibilidades- incluido tú y que ello es una forma de reflejar tu verdadera esencia
12. Tómate la vida – en la medida de lo posible – con sentido del humor, disfruta de la aventura de vivir con una sonrisa.
13. No seas perfeccionista porque ello sólo crea tensiones innecesarias y pensamientos negativos si no logras algo, exactamente,  como  lo querías.
14. Perdónate a ti y a otros por aquellos errores pasados que te impidan sentirte bien contigo mismo. Acepta que se cometieron errores,porque somos humanos.
Porque una sonrisa es gratis y es un regalo.Pierdes el tiempo odiándote, dáte una oportunidad.

¿Necesito ayuda de un psicólogo?

Cada caso es particular, pero si sientes que necesitas ayuda ponte en manos de un profesional para superarlo.


Fuente: Siquia
Share:

Páginas vistas en total

Entrada destacada

Excelente corto animado de lo difícil que es ser autónomo en España

Olaf de Frozen, sueña con ser autónomo, es una parodia del locutor y publicista Carlos Roca que se ha popularizado.  "Ahorra...

¿Te gusta éste blog? Compartelo!

Suscríbete a Capacity.es

Etiquetas

Archivo del blog

Siguenos en Google

Facebook

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers