lunes, 29 de diciembre de 2014

La formación en la búsqueda de empleo

Si la crisis nos lo está poniendo tan difícil, es porque hay un exceso de demandantes de empleo en un momento en el que escasean las ofertas laborales. Tenemos mucha competencia y ello merma nuestras oportunidades.

Por este motivo, tenemos que “adornar” nuestra candidatura con elementos que nos hagan más atractivos de cara a las empresas y uno de los más importantes es sin duda la formación.

¿Por qué formarnos mientras estamos en paro?

  • Porque aumenta nuestras posibilidades laborales. Aprendemos o reforzamos conocimientos y habilidades que nos beneficiarán cuando una empresa evalúe nuestro currículum. No es ninguna novedad que “cuanta mayor formación, menos crisis”. Dicho de otro modo, las personas menos formadas son las más perjudicadas por la situación económica y el desempleo.
  • Porque llena vacíos o lagunas que no causan buena impresión. Es cierto que actualmente es muy normal encontrar a demandantes de empleo de larga duración, pero las empresas no ven con buenos ojos a los candidatos que han tenido periodos muy prolongados de inactividad. Si hemos estado 1 año y medio en paro, pero podemos explicarle al entrevistador que aprovechamos este tiempo para formarnos, será un punto muy a nuestro favor, ya que de lo contrario parecerá que hemos permanecido de brazos cruzados.
  • Porque nos enriquece y eleva nuestra autoestima. Sentiremos que estamos haciendo algo útil y beneficioso, que no sólo nos aporta nuevos conocimientos, sino que llena tiempos muertos en los que podríamos caer en el desánimo.
En algunas ocasiones, hay candidatos que no ven en la formación una posibilidad real de empleo y la descartan por completo. “Hasta ahora me ha servido siempre con lo que tengo” o “ya me formé en su momento” son algunos de los comentarios más recurrentes.

Sin embargo, hemos de ser conscientes de que los tiempos han cambiado. Ya no sirven los uniformes genéricos, sino que las empresas buscan trajes a medida. Tenemos que ser profesionales especializados y los cursos formativos, junto a la experiencia, son la mejor herramienta para acreditarlo.

Cualquier momento es bueno para formarse. Si acabas de finalizar tus estudios y estás en búsqueda de tu primer empleo, las empresas valorarán muy favorablemente que sigas teniendo interés en mejorar profesionalmente. Si has perdido tu trabajo o deseas incorporarte al mercado tras un tiempo prolongado de inactividad, la formación es muy necesaria para reengancharte a él, ya que necesitas renovarte y actualizar tus conocimientos.

El Reciclaje profesional

La formación se convierte en una aliada esencial, especialmente a partir de los 45 años. También hay muchas mujeres que desean incorporarse al mercado laboral después de muchos años inactivas, ya que su marido ha perdido el empleo y la economía doméstica necesita ayuda. En ambos casos, la formación es una alternativa muy positiva.

Si permanecemos estancado en la idea de que ya nos formamos de jóvenes y no necesitamos actualización, tal vez acabaremos siendo percibidos como profesionales obsoletos.

Son muchas las áreas en las que podemos formarnos, todo depende de hacia dónde queramos orientar nuestra carrera profesional.


Áreas formativas que pueden mejorar mucho tu currículum:
  • Internet. Hoy en día su manejo es fundamental. No hace falta ser un profesional, pero sí dominar la navegación básica por la red, los buscadores y el correo electrónico.
  • Office. Los programas Word y Excel serán requeridos en la mayoría de los trabajos administrativos. Dominarlos siempre es un grado.
  • Redes Sociales. Tener una cuenta profesional en Twitter y Linkedin y saber manejar Facebook queda fenomenal en el currículum y no es nada difícil cuando coges práctica.
  • Técnicas de marketing y ventas. En la actualidad las empresas están ampliando plantilla en áreas comerciales, para aumentar la cartera de clientes. Acreditar conocimientos específicos en este área nos será de gran ayuda para optar a este tipo de puestos.
  • Principalmente el inglés. La mayoría de los puestos no requieren bilingüismo absoluto, sino ser capaces de hacernos entender y comunicarnos. Siempre es una buena opción.
  • Oficios: carretillero, soldador, manipulador de alimentos…todos ellos nos abrirán muchas puertas en áreas de actividad muy variadas.

Si tienes perfectamente dominadas estas áreas o tu perfil es más de “directivo”, siguen existiendo muchas opciones formativas para mejorar tu candidatura: habilidades directivas, diseño gráfico, organización y calidad, gestión de equipos y un largo etcétera.

En esta web encontrarás una relación de cursos que pueden interesarte: http://www.cursosinem.es/, así como una interesante publicación anterior de multitud de cursos: Cursos de Formación

Fuente: Consultora Mª José Castellote
Share:

Páginas vistas en total

Entrada destacada

Excelente corto animado de lo difícil que es ser autónomo en España

Olaf de Frozen, sueña con ser autónomo, es una parodia del locutor y publicista Carlos Roca que se ha popularizado.  "Ahorra...

¿Te gusta éste blog? Compartelo!

Suscríbete a Capacity.es

Etiquetas

Archivo del blog

Siguenos en Google

Facebook

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers