lunes, 23 de febrero de 2015

¿Cuál son los lugares en España para emprender negocios, los 'Silicon Valley' españoles?


Madrid, Barcelona, Valencia, Asturias o País Vasco. Cada vez son más las regiones que se postulan como el próximo 'Silicon Valley' a la española. De momento, los expertos coinciden en señalar a Valencia como uno de los ecosistemas más completos, y a Madrid como el destino al que debes acudir si lo que buscas es financiación y contactos.
Todo comenzó de la mano de ocho traidores que decidieron dejar a William Shockley, padre del transistor y premio Nobel, para fundar Fairchild Semiconductors, el verdadero motor de innovación y principal artífice industrial de Silicon Valley. Era 1957.
Han pasado 58 años y por Palo Alto han dejado su impronta Steve Jobs, Larry Page, Chad Hurley, Steve Chen y Mark Zuckerberg, entre otros. Innovadores que decidieron su propio futuro y crearon algunas de las empresas más reconocidas y exitosas de la historia reciente.
Éstos y otros tantos han construido un ecosistema con vida propia, que conjuga universidades y escuelas de negocios de alto nivel, entidades financieras y de inversión, compañías ya consolidadas y start up. Un objetivo que persiguen muchos países, pero que, de momento, pocos han conseguido. España está en la carrera y, según los expertos, Valencia es la firme candidata a convertirse en el Silicon Valley 'a la española'. Aunque no es la única que se postula como referente ibérico para los emprendedores.

Pese a que advierte que es imposible recrear Silicon Valley y recuerda que han sido muchos, incluido Londres, los que lo han intentado sin éxito, Álvaro Cuesta, CEO y fundador de SonarVentures, considera Madrid como firme candidata a convertirse en el punto de encuentro de creadores de empresas. Aun así, también reconoce que Valencia se está postulando como un buen escenario para la iniciativa emprendedora y, aunque le falta tejido inversor, está provocando el nacimiento de nuevos negocios.
Otra de las ciudades en la que han puesto sus miras los expertos es Barcelona, que dispone de un fuerte apoyo empresarial y formativo. Asturias y País Vasco son otras dos regiones que podrían llegar a competir por el título de ecosistema emprendedor, aunque estén más rezagadas.
«Sea cual sea, en España aún falta músculo inversor. No tenemos fondos capaces de invertir en el capital expansión. Las empresas tienen que salir fuera para recibir financiación que les permita escalar su negocio y llegar a valoraciones superiores a los 100 millones de euros», avisa Javier Capapé, manager de Esade Start Up Spain.
ValenciaCierto es que aún queda camino por recorrer, pero tampoco Silicon Valley se creó en dos días. También es innegable que Valencia está desarrollando un ecosistema emprendedor completamente espontáneo, construido por jóvenes que han decidido poner en marcha sus empresas allí y han confiado en las aceleradoras y productoras de start up afincadas en esta zona, como Lanzadera, Plug & Play y Business Booster, entre otras. Además, Valencia cuenta con un clima muy agradable y un coste de vida más asequible que otras ciudades como Madrid y Barcelona. No en vano, esta ciudad levantina ostentará, a lo largo de este año, el título de 'Región emprendedora europea', otorgado por la Unión Europea.MadridLa capital de España «ha avanzado mucho con los escasos medios que tiene y ha trabajado el aterrizaje de compañías extranjeras, la bonificación fiscal a los emprendedores y creadores de empresas, ha logrado una buena red de viveros, cuenta con un buen tejido inversor y dispone de las mejores universidades y escuelas de negocios del país», enumera Álvaro Cuesta para quien Madrid es su firme candidata.
Rodolfo Carpintier, presidente de DaD, confía en esta ciudad que «está impulsando las patas del ecosistema», pero reconoce que «necesita más poso». Y confianza, según Cuesta, quien critica la falta de apoyo de empresarios y administración «que no contratan los servicios de las start up nacidas en Madrid». Por lo que hay una buena cantera infrautilizada.


BarcelonaLa Ciudad Condal no sólo tiene muy buena fama fuera de nuestras fronteras, también un gran apoyo de parte del tejido empresarial y las universidades, recuerda Cuesta. No en vano, entidades como La Caixa ayudan a los emprendedores a través de microcréditos y concursos.
Capapé también destaca el diseño de una red de aceleradoras verticales que trabajen sobre sectores muy concretos. A finales de 2014, el campus de Barcelona, focalizado al Internet de las Cosas, inició su andadura. El manager de Esade Start Up Spain considera importante, asimismo, la llegada a la ciudad de un nuevo player internacional que «la permite entrar en un mapa bastante exclusivo: Ámsterdam, Copenhague, Singapur, Londres, Berlín, Estambul o Tel Aviv, otras ciudades donde esta aceleradora (la primera de Europa y tercera del mundo) busca el talento para desarrollar a los nuevos».
Iñaki Arrola, CEO de Coches.com, considera Barcelona una «gran ciudad para todo», pero debe admitir que «debería reducir los impuestos que se pagan de más allí», aunque no cree que ese sea suficiente motivo como para que dejen de crearse proyectos nuevos y emprendedores tan potentes como los que históricamente han surgido en esta ciudad.MálagaEl punto de inflexión llega con esta ciudad andaluza, que parecía tenerlo todo para convertirse en un gran centro de creación de empresas, y se ha quedado sólo en un proyecto. Aunque algunos expertos como Carpintier creen que el parón sufrido es consecuencia de la crisis y que, cuando la situación mejore renacerá, otros como Mario López de Ávila, profesor del Instituto de Empresa, lo considera un fracaso porque «nace como un intento de parte de la administración y nace mal. Montan un parque tecnológico enorme, pero sólo con grandes infraestructuras y dinero no se crea un ecosistema».País VascoÉsta es una de las comunidades autónomas que más inversión destina al I+D+i y «cuenta con una enorme capacidad para incorporarse al Internet de las cosas y al industrial, y dispone de una base muy estable de empleo», explica Capapé.AsturiasEs la última sorpresa, y el mérito lo tiene el Ayuntamiento de Gijón que, según Carpintier «ha puesto a la ciudad en la carrera de la digitalización y cuenta con muchos proveedores que han adquirido habilidades muy interesantes en todos los entornos digitales». Sin embargo, a nivel logístico, se lamenta Cuesta, todavía tiene mucho que mejorar. «Está mal comunicada con el resto de España», algo que dificulta la llegada de nuevos emprendedores e inversores.

Fuente: Arancha Bustillo (Expansión) 
Share:

Páginas vistas en total

Entrada destacada

Excelente corto animado de lo difícil que es ser autónomo en España

Olaf de Frozen, sueña con ser autónomo, es una parodia del locutor y publicista Carlos Roca que se ha popularizado.  "Ahorra...

¿Te gusta éste blog? Compartelo!

Suscríbete a Capacity.es

Etiquetas

Archivo del blog

Siguenos en Google

Facebook

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers