miércoles, 21 de enero de 2015

Más de Cien Preguntas (Bloque II) que te pueden hacer en una entrevista de trabajo


Éste Segundo Bloque, el reclutador cuestiona aspectos como búsqueda de empleo y expectativas, trabajo en equipo/relación con los compañeros y trabajo bajo presión. 

Tras cada pregunta encontraréis una serie de consejos o indicaciones para responder o, en algunos casos, salir lo más airosos posibles de las preguntas más complicadas que nos pueden hacer.

Búsqueda de empleo y expectativas

53 ¿Cuánto tiempo ha estado en el paro?

Debemos de ser sinceros, aunque seamos parados de larga duración. Si llevamos bastante tiempo sin trabajo debemos destacar que hemos estado buscando empleo de forma activa, hemos asistido a entrevistas y a cursos de formación, etc. En el contexto actual, la mala coyuntura del mercado laboral puede ser otra explicación a nuestra situación, aunque no debemos culpar totalmente a estas circunstancias coyunturales.

54 ¿Por qué ha estado tanto tiempo sin trabajar?

Tenemos que ser sinceros y decir la verdad, además de por qué dejamos nuestro anterior trabajo. También podemos señalar el tiempo que llevamos buscando trabajo, ya que aquí el entrevistador quiere saber si el tiempo que hemos estado desempleados se debe a que somos personas problemáticos o a la mala suerte. Esta es una pregunta cada vez más común debido a la precaria situación del mercado laboral español, ya que muchas veces vemos currículums con grandes saltos desde el último empleo hasta el momento de la entrevista.

55 ¿Qué ha hecho durante el tiempo que ha estado desempleado?

Seguimos con otra pregunta que puede estar marcada por la situación actual del mercado laboral. Recordaremos al entrevistador que estar desempleado no quiere decir estar parado, y hablaremos de las actividades y cursos de formación que hemos hecho, de la búsqueda activa de empleo o de otras actividades que puedan estar relacionadas (colaboraciones con asociaciones de nuestro sector o con ONG, por ejemplo) que demuestren nuestra ambición por cambiar la situación.

56 Si pudiera elegir en qué empresa trabajar, ¿dónde lo haría?

Intenta no dar nombres, ni de la empresa que te está entrevistando -sonaría demasiado pelota- ni de la competencia -parecería desleal-. Más que el nombre de una empresa, ante esta empresa hay que centrarse en el ambiente laboral: el puesto de trabajo, como deberían ser los compañeros y el jefe, los incentivos, las acciones de formación de empleados, oportunidades de crecer… Siempre hay que intentar describir a la empresa que nos entrevista pero sin dar el nombre.

57 ¿Está buscando empleo en otra empresa?

Aunque no lo parezca, es una pregunta muy fácil de responder. Hay que decir la verdad, aunque destacando que ese empleo es el que más atractivo nos parece, destacando todo lo que podemos aportar. Si también nos preguntan por el nombre de otras empresas, contestamos que nos han pedido confidencialidad y que no podemos decir el nombre, con lo que el entrevistador debería quedarse satisfecho ya que en teoría se buscan trabajadores discretos.

58 ¿Cuál sería su cargo ideal?

La mejor respuesta es la ambigüedad. No debemos mencionar un cargo o empleo específico, ya que restaría puntos, sino que buscamos un empleo que nos guste y nos permita crecer y ser importantes, en el que estemos a gusto en la empresa y con los compañeros.. Tampoco debemos decir que es el empleo para el que nos hemos presentado a la entrevista ya que perderíamos credibilidad, pero tampoco otro ya que el reclutador puede imaginar que aunque nos contrate no estaremos contentos.

59 ¿Estaría dispuesto a hacer horas extra?

Aunque si contestamos que no es fácil que los candidatos que hayan contestado de forma afirmativa nos adelanten en la carrera por el empleo, lo mejor es ser sincero. Es una opción que depende de cada uno, aunque cada vez son más las empresas que valoran que sus futuros empleados dediquen parte de su tiempo libre a trabajar para la empresa.

60 ¿Cuántas horas extra ha hecho últimamente? ¿Por qué?

Una vez más debemos hacer equilibrios. No hacer horas extra puede ser señal de dejadez, mientras que quedarse en el trabajo más de lo que toca a menudo puede indicar que el trabajador no es capaz de acabar todo su trabajo en el horario establecido. Simplemente debemos mostrarnos flexibles y señalar que solo hacemos horas extra cuando sean necesarias.

61 ¿Trabajaría los fines de semana?

Aunque debemos ser sinceros y en último término depende de nosotros y de si trabajaríamos o no los fines de semana, lo ideal es mostrar disponibilidad, diciendo cosas como “en principio no tendría inconveniente”.

62 ¿Estaría dispuesto a hacer viajes -largos y cortos- por motivos laborales?

Aquí, la sinceridad es nuestro mejor aliado así que debemos contestar lo que realmente pensamos. Si mentimos no tardarán en pillarnos y pronto empezarán los problemas. Además, puede ser motivo de sobra para que no superemos el periodo de prueba.

63 ¿Cuál es su horario habitual?

No debemos hacer un minuto a minuto ni responder la hora de entrada y salido, sino explicar en qué franja horaria hacemos cada actividad y por qué. Tenemos que relacionar cada actividad y su horario con la productividad y la eficacia, dejando claro que aunque seamos organizados y sigamos un plan u horario somos capaces de adaptarnos a imprevistos como encargos urgentes, reuniones no programadas, etc.

64 ¿Qué expectativas económicas tiene?

Es una pregunta tan esperada como comprometida. La mejor respuesta sería algo así como “un sueldo acorde con mi aportación y responsabilidades en la empresa”. Nunca debemos hablar de cifras, aunque si nos hemos informado antes del sueldo medio de ese puesto, podemos dar un rango bastante amplio. Otra posibilidad es hablar de los ingresos que teníamos en el pasado si ocupábamos un empleo similar o inferior. Es mejor dejar la cuestión económica para el final, no sacarla antes para que el entrevistador no piense que el empleo solo nos interesa por el dinero.

65 ¿Cuánto aspira a cobrar en el futuro?

Una cosa es el presente y otra el futuro. No es conveniente hablar de cifras, especialmente si estamos empezando, aunque podemos hablar de una evolución del sueldo de acuerdo con la experiencia. Si tenemos más experiencia podemos poner ejemplos de situaciones anteriores, o aportar las nóminas que indiquen la evolución del salario.

66 ¿Cuánto tiempo espera trabajar en esta empresa?

Es difícil –y poco recomendable- contestar de forma concreta a esta pregunta, lo ideal sería utilizar fórmulas genéricas que a la vez demuestren nuestro interés real y compromiso con la empresa, como “por un largo tiempo” o “mientras la empresa y yo sintamos que estoy haciendo un buen trabajo”.

67 ¿Dónde se ve en 3 o 5 años? ¿Qué objetivos tiene a medio plazo?

Pregunta sobre nuestros planes de futuro, a la que debemos contestar de forma genérica y siempre centrados en el aspecto laboral, nunca en el personal. Debemos indicar que queremos seguir en un empleo que suponga un reto continuo en nuestro día a día y que nos ayude a desarrollarnos personal y profesionalmente. Con esta cuestión, el reclutador quiere saber si tenemos claros nuestros objetivos.

68 ¿Qué objetivos tiene de cara al futuro?

Lo lógico es que aspiremos a crecer a largo plazo, aunque en este caso no debemos elevar demasiado nuestros objetivos de futuro, pecando de ambiciosos. La respuesta correcta sería que en el presente, nuestra mayor ambición es incorporarnos a ese empleo y a partir de ahí desarrollarnos profesionalmente como es normal.

69 ¿Qué haría si lo despedimos en dos años?

Una killer quastion más. Hay que encararla con mentalidad positiva, explicando que no tiene por qué pasar, y que si nos despiden durante el tiempo que hayamos pasado en la compañía habremos adquirido más experiencia y estaremos más preparados a la hora de buscar un nuevo empleo.

70 ¿Cuándo podría empezar a trabajar con nosotros?

En teoría, la empresa estará buscando a alguien que se incorpore al empleo de forma inmediata, así que debemos responder que a la mayor brevedad posible. En caso contrario, debemos señalar que necesitamos dos o tres días para cerrar algún asunto y organizar nuestra nueva vida laboral.

71 Si le contratamos ¿cómo actuará las primeras semanas para mejorar?

Otra killer question que además genera nerviosismo al entrevistado. Si hemos investigado sobre la empresa o sobre el puesto que estamos llamados a ocupar seguro que sabremos a qué nos enfrentaremos los primeros días, así que llegaremos a la entrevista con la respuesta más o menos preparada de casa. También podemos recurrir a experiencias anteriores.

Trabajo en equipo/Relaciones

72 ¿Es un trabajador de equipo?

Por supuesto que somos trabajadores de equipo. En la medida de lo posible deberíamos aportar ejemplos, señalando las características de cada uno y la importancia que tuvo el trabajo en equipo para lograr los objetivos fijados. Debemos utilizar hechos concretos en lugar de cosas generales, y no debemos alardear demasiado ya que resultaríamos poco creíbles.

73 ¿Prefiere trabajar solo o en equipo?

Aquí debemos aprovechar para destacar que somos buenos trabajadores en equipo y a ser posible demostrarlo con ejemplos reales. Eso si, no hay mostrar una gran preferencia por esta opción ya que añadiremos que nuestra disponibilidad para trabajar en solitario es total. En resumen, no hay que decantarse por una posibilidad, aunque resaltando nuestra capacidad para el trabajo en equipo.

74 ¿Qué posición prefiere a la hora de trabajar en equipo?

Aquí la respuesta depende de cada uno. Lo ideal sería contestar que nos sentimos cómodos trabajando en cualquier posición y ejerciendo diferentes funciones, pero si no es así no pasa nada, hay que ser honestos y decir la verdad, señalando las posiciones en las que nos sentimos más cómodos.

75 ¿Qué aspectos valora más cuando trabaja en equipo?

Iniciativa e implicación son dos de los aspectos que más valoran en las empresas, así que debemos destacarlas. Nos centraremos solo en las cuestiones positivas, ya que generalmente solo nos preguntan por los aspectos que más valoramos, así que nos ahorraremos los aspectos negativos y aquellos a los que les damos menos importancias.

76 ¿Cómo motiva a su equipo?

La mejor respuesta que podemos dar es que nos gusta hacer que nuestro equipo, directores o mandos se sientan partícipes en el proyecto, que se sientan integrados en el grupo, ayudándoles siempre que sea posible y reconociendo todos sus logros. Debemos añadir lo importante que es que el responsable haga un equipo.

77 ¿Cómo evalúa a su equipo?

Podemos combinar los parámetros profesionales como la ratio o el número de objetivos alcanzados de forma satisfactoria en el plazo establecido con otros más personales: actitud, predisposición, optimismo, motivación, capacidad de trabajo, química con el resto de miembros del equipo y con nosotros mismos… Es una de las pocas preguntas en que podemos incluir valores personales a los profesionales, así que al entrevistador le debe quedar claro que no evaluamos solo su labor profesional, también qué tipo de persona es.

78 Indique algún logro alcanzado gracias a su trabajo como líder.

Como siempre, debemos destacar nuestros triunfos profesionales. En esta ocasión, centrándonos en nuestro papel como líderes, debemos centrarnos en los aspectos cuantitativos, aportando datos objetivos y los resultados o metas alcanzadas, el nivel de ventas que hemos logrado, la rentabilidad de la empresa, etc.

79 ¿Cada cuanto se reúne con sus colaboradores? ¿Cómo son estas reuniones de equipo?

No hay una respuesta perfecta a esta pregunta, así que debemos decir la verdad. Eso si, añadiremos que uno de los motivos de las reuniones es que conocemos la importancia de involucrar a nuestro equipo en las decisiones que tomamos, ayudándole a resolver los problemas y obstáculos con los que se pueda cruzar y reconociendo todos sus logros.

80 ¿Con qué grupos se siente más cómodo y trabaja mejor? ¿Y se siente más incómodo?

Como siempre, los trabajadores o grupos que más se involucran en el proyecto son los que nos hacen sentir más cómodos mientras trabajamos. En cambio, no lo estaremos tanto con aquellos que son más individualistas o no se toman en serio el trabajo en equipo. Trataremos de evitar las respuestas negativas, y jamás diremos que no nos sentimos cómodos con los compañeros que se escaquean y luego recae todo el trabajo sobre nosotros.

81 ¿Con qué tipo de persona no trabajaría nunca?

Huiremos de las trivialidades y dejaremos nuestros prejuicios contra algunas personas en casa. Nos debemos mostrar abiertos a trabajar con todo tipo de persona, sin importar nada más, aunque podemos señalar cosas graves como la deslealtad a la empresa.

82 ¿Cómo cree que debería ser la relación entre el jefe y sus colaboradores?

Lo ideal es hablar de una relación fluida que permita el crecimiento profesional de todos los implicados en un proyecto, en el que todo el mundo colabore y se ayude para cumplir con los objetivos marcados de la forma más eficaz.

83 A su juicio, ¿qué cualidades debería tener un buen jefe?

Todos los jefes aseguran ser inteligentes, leales, trabajadores de alto nivel, fieles a sus subordinados y, especialmente, con un gran sentido del humor, así que debemos resaltar esas cualidades. A esta pregunta debemos contestar de forma genérica y positiva.

84 ¿Con qué tipo de jefe le gustaría trabajar?

Difícilmente sabremos como es el jefe con el que nos tocará trabajar, así que lo mejor es contestar que nos gusta trabajar con jefes participativos y democráticos, que nos haga sentir parte de la empresa, el equipo o el proyecto en el que estaremos involucrados. A nadie le gustan los jefes autoritarios o dictatoriales, así que esta es la respuesta más socorrida.

85 ¿Qué diría si critican que su labor ha sido ineficaz?

Una killer question más en la que el reclutador quiere saber como actuamos ante las críticas. Si queremos sacar un buen resultado nuestra respuesta debe hablar de los esfuerzos que haremos para mejorar y analizar esa impresión negativa que se han llevado de nuestro trabajo.

86 ¿Alguna vez ha actuado como mediador en un conflicto entre compañeros?

Hay que elegir un incidente específico, y nos centraremos en las técnicas o la metodología que utilizamos en su día para resolverlo. La controversia o la parte con la que estábamos de acuerdo no son importantes así que no nos centraremos en ello.

87 ¿Quienes son sus mejores amigos en el trabajo y qué valora de ellos?

El objetivo de esta pregunta es que el entrevistador sepa que somos personas sociables y con empatía, así que contestar que no tenemos amigos en el trabajo está prohibido. Eso si, tampoco hace falta dar nombres, basta con un número y encarar nuestra respuesta a las cualidades que más nos gustan de ellos. Una vez más, debemos tener una actitud positiva destacando los puntos a favor y omitiendo los que no nos gusten tanto.

88 ¿Con qué compañeros mantenía mejor relación?

La respuesta es muy fácil, podemos decir que con los de nuestro departamento ya que suelen ser con los que tenemos un mayor contacto en nuestro día a día. Otra buena respuesta es que con todos los compañeros tenemos una gran relación. Nos han preguntado por una cosa positiva, así que no hablaremos sobre aquellos compañeros o departamentos con los que nos llevamos peor.

89 ¿Qué le molesta más de los compañeros de trabajo?

Estamos ante una pregunta trampa, así que debemos medir muy bien nuestras palabras. Incluso la podemos utilizar a nuestro favor, por ejemplo señalando a los compañeros que no atienden en las reuniones, que son impuntuales por sistema o los que tienen la mesa desordenada. Eso si, nunca diremos que nos irrita cualquier cosa ni haremos una lista de defectos muy larga, ya que podríamos parecer conflictivos o incapaces de trabajar en equipo.

90 ¿Qué comportamientos le pueden hacer perder los nervios?

Aquí tenemos que volver a hacer equilibrios, contestando la verdad pero sin nombrar a nadie. Lo ideal es contestar cosas genéricas que se puedan aplicar a todo el mundo, por ejemplo la falta de puntualidad a la hora de entrar a trabajar o terminar proyectos, la falta de compromiso, el desorden, etc. Una vez más, podemos aprovechar la pregunta para destacar alguna cualidad positiva nuestra contraria a las que menos gustan en las empresas.

91 ¿Alguna vez le han pedido que deje a parte sus opiniones sobre algo?

Lo ideal sería decir que no. En caso de que la respuesta sea afirmativa, debemos ser honestos y breves, e intentaremos pasar por la cuestión de la forma más rápida y menos dañina posible para nosotros. Eso si, no hay que decir cosas negativas del resto de gente o de la empresa implicada.

92 ¿Cómo le describirían los demás?

Siempre podemos recurrir a antiguos compañeros de trabajo con los que tengamos una buena relación para que destaquen nuestros puntos fuertes y poder contestar a la pregunta con total fiabilidad y naturalidad. Si tenemos alguna valoración escrita de parte de excompañeros o de antiguos jefes, también podemos ofrecérsela al entrevistador para que compruebe la veracidad de la respuesta.

Trabajo bajo presión

93 ¿Está acostumbrado a trabajar bajo presión?

Si. La respuesta es fácil, y si podemos aportar ejemplos mejor. Eso si, debemos dejar claro que no tenemos porque volver a trabajar bajo una gran presión en el futuro, pero que estamos preparados para afrontar la situación.

94 ¿Cómo actúa ante escenarios de estrés y presión?

Es una pregunta muy común, en la que lo mejor es partir de una respuesta general para acabar aportando algún ejemplo concreto. Hay que hablar de las prioridades que establecemos en situaciones de este tipo y el resultado –positivo- que nos da nuestro método.

95 Cuando ha trabajado a contrarreloj, ¿cómo definiría su trabajo?

Debemos decir que sabemos manejar situaciones de máxima presión, que nos gusta seguir unos objetivos y que por eso nos marcamos un planning que seguiremos en todo momento. Lo que la empresa está buscando es un trabajador polivalente que sea capaz de manejarse bajo circunstancias de presión.

96 ¿Qué hace para resolver los problemas acumulados en situaciones de presión?

Hay que incidir en la importancia de la organización, uno de los valores que más tienen en cuenta las empresas. Podemos hablar de nuestro trabajo de forma organizada, dando prioridad a determinados aspectos y delegando tareas en otros compañeros. No debemos tener miedo a pedir ayuda si vemos que no cumpliremos con el objetivo que nos habíamos marcado.

El Tercer Bloque: http://bit.ly/15ijdDy
Trata temas donde el entrevistador nos cuestiona aspectos como Iniciativa, liderazgo y autoexigencia, personalidad, vida privada, además de nuestras preguntas.

Fuente: Pau Sisternas (Buscarempleo) 
Share:

Páginas vistas en total

Entrada destacada

Excelente corto animado de lo difícil que es ser autónomo en España

Olaf de Frozen, sueña con ser autónomo, es una parodia del locutor y publicista Carlos Roca que se ha popularizado.  "Ahorra...

¿Te gusta éste blog? Compartelo!

Suscríbete a Capacity.es

Etiquetas

Archivo del blog

Siguenos en Google

Facebook

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers