miércoles, 27 de julio de 2016

¿Cómo transformas los problemas en soluciones?


Se enseña de una manera rápida, práctica y sencilla cómo puedes transformar problemas cotidianos de tu profesión docente en soluciones. Este artículo se enfoca principalmente a temas relacionados con la práctica docente, la propuesta es perfectamente válida también para tus alumnos y, por qué no, para los problemas con los que te enfrentas a diario en tu vida personal.

10 Ejemplos para docentes de cómo transformar problemas en soluciones. 

Del ES QUE… al PODRÍA… 

Transformar un problema en una solución es realmente sencillo con el método que te voy a proponer. Simplemente de lo que se trata es de cambiar el inicio de un oración que empieza por Es que... por una oración que empiece por Podría… Te aseguro que el cambio de visión es espectacular.

 

  • PROBLEMA ES QUE...: Cuando inicias una frase con Es que… supone que verbalizas un problema. El hecho de verbalizar un problema no es malo en sí. El error consiste en que empezando por Es que... dices el problema pero no te planteas en ningún momento encontrar ninguna solución a dicho problema. Por tanto, ¿de qué sirve  verbalizar un problema si no se tiene la predisposición de solucionarlo? Personalmente creo que es una verdadera pérdida de tiempo y de energía. Además, te carga de frustración ya que no se aborda el problema que te preocupa.
  • SOLUCIÓN PODRÍA...: Si se consigue cambiar el inicio del Es que… por un Podría…, el cambio de enfoque del problema deja de existir. Es más, si te das cuenta, en muchas ocasiones empezar por el verbo Podría… implica que ni tan siquiera verbalizas el problema. El problema desaparece desde el punto de vista verbal y sólo expresas una posible solución, es decir, empiezas a crear opciones.


    La importancia de la cooperación para transformar problemas en soluciones.

    Aunque empieces una frase por Podría…, no siempre es fácil encontrar una solución. Desde el punto de vista educativo empezar una oración por Es que… cada vez se hace más y más frecuente. Y empezando por un Es que…no se consigue nada. Imagínate qué pasaría si en una reunión de equipo docente se prohibiera empezar cualquier oración por Es que.. y sólo se pudiera empezar por Podría… En ese momento habría tantas soluciones posibles como docentes presentes en la reunión. No está nada mal, ¿verdad?
    El valor y la valentía de empezar por un Podría…
    ¿Por qué es tan importante empezar por la palabra Podría…? Muy sencillo. La palabra plantea una reflexión, es una palabra cargada de intenciones, es un verbo que invita a generar soluciones, a crear nuevas opciones con las que enfentarte y superar los problemas que como docente van surgiendo con la interacción con tus alumnos y compañeros.

  • Fuente: Santiago (justificaturespuesta) 
    Share:

    Páginas vistas en total

    Entrada destacada

    Excelente corto animado de lo difícil que es ser autónomo en España

    Olaf de Frozen, sueña con ser autónomo, es una parodia del locutor y publicista Carlos Roca que se ha popularizado.  "Ahorra...

    ¿Te gusta éste blog? Compartelo!

    Suscríbete a Capacity.es

    Etiquetas

    Archivo del blog

    Siguenos en Google

    Facebook

    Formulario de contacto

    Nombre

    Correo electrónico *

    Mensaje *

    Google+ Followers