martes, 26 de abril de 2016

¿Qué errores detectan las consultoras de recolocación en los candidatos que buscan empleo?


Por suerte o por desgracia el outplacement (recolocación) es uno de los trabajos que más en boga ha estado hasta hace bien poco, a causa de los constantes EREs que se produjeron en muchas empresas en España. 

Las consultoras detectan muchas actitudes y conductas erróneas en los candidatos, destacando:
  • La mayoría indica haber sabido adaptarse a los cambios, pero dentro de su zona de confort. Es decir, mientras dichos cambios se llevaran a cabo dentro de la empresa, no ha habido ningún problema, o al menos eso han transmitido. Pero su actitud ante la situación de desempleo suele ser completamente distinta. A muchos de ellos les cuesta adaptarse, por ejemplo, a la hora de darse a conocer en las redes sociales. Pocos, muy pocos, están explorándolas en profundidad a ver qué pueden obtener de ellas. Incluso algunos han llegado a la conclusión de que por ejemplo, Linkedin no sirve para nada....¡Sin haberlo probado!. Advertencia: Si quieres que un técnico de selección se crea que sabes adaptarte a los cambios, procura demostrar que lo sabes hacer tanto dentro como fuera de una empresa.
  • La mayoría temen el empleo por cuenta propia o convertirse en profesionales independientes. Hay un auténtico terror a darse de alta como autónomo. Bien es verdad que ahora muchas empresas se aprovechan de la grave situación de crisis y no quieren asumir ningún riesgo con sus colaboradores, por ejemplo la mayoría de entidades financieras, y que realmente en este país la figura del autónomo aún está muy desprotegida. Pero también es verdad que ya no es tan arriesgado como lo era antes. Ahora, por ejemplo, si te das de alta paralizando la prestación por desempleo, pero te das de baja antes de dos años, puedes reanudar dicha prestación sin ningún problema. Eso, y otras ayudas al empleo autónomo que han surgido a partir de la nueva legislación laboral, hacen que esta opción no sea tan, digamos, inaceptable.
  • En consonancia con lo anterior, a muchos de los candidatos les cuesta asumir que el mercado laboral ha cambiado, y que la mayoría de empresas ya no contratan a nadie para toda la vida, y si lo hacen, no tienen un plan de carrera establecido para cada trabajador, porque muchas son pymes familiares. Muchas de las personas afectadas por ERE salen de grandes empresas cuya filosofía era precisamente esa: hacer contratos indefinidos. Y con plan de carrera, o al menos con posibilidades de mejora profesional, y en consecuencia, los empleados que salen de ellas siguen teniendo esa mentalidad, ya que llevaban contratados como mínimo una media de 7 u 8 años, y la mayoría habían progresado profesionalmente dentro de la misma.Pero hay que darse cuenta de que ahora el plan de carrera profesional lo debe asumir uno mismo, y no buscar que sea la propia empresa quien lo determine. Si se quiere progresar laboralmente, habrá que buscar dicha progresión en empresas diferentes.

  • Muchos de los candidatos desconocen sus cualidades personales y menos aún cómo “venderlas” en una entrevista. Casi todos piensan que venderse uno mismo puede dar la impresión de egolatría o prepotencia. Pues depende de cómo lo hagas. Uno se puede vender estupendamente desde la humildad. Reconociendo que también comete errores de vez en cuando y que muchos aspectos de su personalidad son mejorables. Pero la seguridad en uno mismo y en lo que se aporta de valor al mercado, son imprescindibles para causar una buena impresión al entrevistador.
  • Se reciclan en ocupaciones para las que se requiere tener experiencia profesional y por tanto en las que muy dificilmente van a encontrar un empleo. Por ejemplo, hacer un máster en auditoria contable y financiera cuando no se ha trabajado llevando la contabilidad de ninguna empresa nunca. Aunque tengas la base aprendida en la carrera de económicas, ¿realmente piensas que te va a contratar alguien?. Pues está complicado, a no ser que se trate de la empresa de un amigo que te aprecia mucho y no le importa darte la oportunidad. 
    Hoy por hoy es mucho mejor dedicarse a practicar a fondo el inglés, que se pide en el 80% de las ofertas de empleo como algo imprescindible. Pero, eso sí, por favor, olvídate de querer obtener un título. La mayoría de empresas quieren que lo sepas hablar y escribir adecuadamente. No que tengas un diploma. Mejor te buscas una persona nativa que te dé mucha conversación, para adquirir soltura, o en una buena academia, donde se converse al menos el 80% del tiempo. Y si no te lo puedes permitir, ahora hay muchas cervecerías y bares tipo irlandés que a ciertas horas del día ofertan mantener conversaciones con nativos. Busca aquí el sitio más cercano. Si además realizas otro tipo de formación, que tenga relación más o menos directa con tu experiencia anterior. Si no, estás malgastando tu dinero.
  • Por último, muchos siguen perdiendo el tiempo presentando su candidatura a ofertas en las que incumplen alguno de los requisitos que son imprescindibles. Piensan que por el simple hecho de que ellos saben o creen saber que lo van a hacer bien, van a ser citados para una entrevista. Pero esto es una utopía absurda. Mejor presentarse a ofertas donde se cumple al 100% con requisitos “imprescindibles”. Otro cantar es no cumplir con los “deseables”.
Conclusión: Hay que ser lo más realista posible a la hora de ponerse a buscar trabajo, y sobre todo, conocerse muy bien uno mismo y lo que se puede ofrecer. De lo contrario, la búsqueda se prolongará demasiado.


Fuente: Lucia Sánchez-Robles Bueno

Share:

Páginas vistas en total

Entrada destacada

Excelente corto animado de lo difícil que es ser autónomo en España

Olaf de Frozen, sueña con ser autónomo, es una parodia del locutor y publicista Carlos Roca que se ha popularizado.  "Ahorra...

¿Te gusta éste blog? Compartelo!

Suscríbete a Capacity.es

Etiquetas

Archivo del blog

Siguenos en Google

Facebook

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers