jueves, 24 de marzo de 2016

Nuestra carta de presentación para encontrar trabajo: El Currículum Vitae


El currículum o currículo, es la piedra angular de nuestro proceso de búsqueda de empleo. Por este motivo, merece la pena invertir tiempo en prepararlo, pues muchas candidaturas son descartadas precisamente por no contar con un buen currículum, y no porque el candidato no cuente con las competencias exigidas para el puesto.

El reclutador, diariamente revisa una cantidad importante de curriculums y algunos de ellos no cumplen con los requisitos básicos que ha de tener un buen curriculum.

Decálogo del buen currículum:

1- Brevedad. Tu currículum no debe ocupar más de 2 folios, siendo lo ideal condensarlo en 1 sola hoja. Un reclutador recibe, probablemente, cientos de currículos al día y necesita leerlos en el menor tiempo posible. Realizará un vistazo general y por ello puede percibir negativamente los currículos muy extensos.

2- Cuida la presentación. Un currículum ordenado, limpio y con lenguaje claro y sencillo, es mucho más atractivo para el que lo lee. Utiliza frases cortas y directas, así como ser coherente en el formato. Por ejemplo, todos los encabezados pueden ir en mayúscula, negrita y un formato de letra estándar y profesional.

3- Estructura la información. En general, un currículum debe contar con los siguientes apartados:

  • Información de contacto. Nombre, apellidos, teléfono, e mail. Si tienes blog o redes sociales profesionales (Twitter, Linkedin), no dudes en incluirlas.
  • Descripción profesional. De forma muy breve, presentaremos nuestra candidatura. Por ejemplo: “Soy un joven de 30 años con dilatada experiencia en atención al público y orientación a las necesidades del cliente. He trabajado como dependiente, teleoperador, cajero y responsable de ventas y estoy muy interesado en seguir desarrollando mi carrera profesional en este ámbito, en una empresa como XXXX”.
  • Formación académica. Es la que define nuestros conocimientos: enseñanza obligatoria, diplomaturas, licenciaturas, Formación Profesional, etc. Incluiremos también el centro donde hemos cursado la modalidad formativa. Ojo: sólo incluiremos la enseñanza obligatoria y el bachillerato en caso de no tener ninguna formación de mayor rango.
  • Formación complementaria. Idiomas, informática, cursillos, etc.
  • Experiencia profesional. Relataremos, en orden cronológico inverso, los puestos de trabajo que hemos desempeñado. Si la experiencia es excesivamente extensa, seleccionaremos los más significativos o los más actuales.
  • Otros datos de interés. Disponibilidad para viajar, permiso de conducir, etc.
  • Aptitudes. Las incluiremos sólo en el caso de no tener demasiada experiencia laboral.

4- Sé preciso con las fechas. Parece una obviedad, pero muchas veces llegan currículums con incongruencias temporales (por ejemplo, 2 empleos desarrollados al mismo tiempo, a jornada completa).

5- No incluyas sólo tu cargo y funciones, sino también tus logros. Es obvio que un comercial capta clientes, por lo que este dato no aporta información de valor. Por eso hemos de resaltar los hitos. Por ejemplo: “captación de clientes en el mercado nacional, consiguiendo un incremento del 5% en las ventas”.

6- Utiliza una fotografía neutra y/o profesional. Incluye una fotografía tamaño carné que sea reciente y preferentemente en un fondo blanco. Intenta utilizar una foto que resulte favorecedora.

7- Adapta tu currículum a las expectativas de la empresa. Ya hemos superado la etapa en la que se imprimían miles de currículums iguales y se entregaban indiscriminadamente. En la actualidad, debemos realizar, prácticamente, un currículum para cada oferta de trabajo. Por supuesto tendremos una base general, que iremos adaptando y ordenando en cada caso.



8- La experiencia laboral, siempre en orden cronológico inverso. De este modo, el reclutador percibirá primero tus trabajos más recientes, que son los que verdaderamente interesan en un proceso de selección. Cuanta más experiencia acumules, mayor importancia cobra este punto, ya que normalmente el entrevistador no suele detenerse en el primer empleo que desarrollaste, por ejemplo, hace15 años.


9- Si no tienes experiencia laboral, deberás basar el currículum en las funciones y actividades que podrías realizar, de acuerdo a tu preparación, aptitud y actitud. Haz mucho hincapié en tu formación académica y complementaria y en todas las fortalezas que detectes en tu personalidad, pues ello dará cuenta de tu capacitación.

10- Pide a alguien cercano que lo lea y te dé su opinión. Si la gente más cercana a ti puede darte sus impresiones, te aportarán nuevos puntos de vista y de mejora.

Fuente: Joan Carrizosa
Share:

Páginas vistas en total

Entrada destacada

Excelente corto animado de lo difícil que es ser autónomo en España

Olaf de Frozen, sueña con ser autónomo, es una parodia del locutor y publicista Carlos Roca que se ha popularizado.  "Ahorra...

¿Te gusta éste blog? Compartelo!

Suscríbete a Capacity.es

Etiquetas

Archivo del blog

Siguenos en Google

Facebook

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers