lunes, 12 de septiembre de 2016

Interesante Infografía: ¿Cómo afrontas el lenguaje no verbal en las entrevistas de trabajo?


 1. Tu currículum eres tú

El valor de un currículum no viene definido solo por su contenido, sino también por su presentación. El diseño habla de ti casi tanto como tu conducta. Es como la ropa que vistes o el peinado que usas. 

El currículum es el primer canal de comunicación no verbal que se activará en el proceso de selección. La sensación que cause en el seleccionador hará que vayas a la carpeta de los preseleccionados, o directamente a la papelera de reciclaje.

Por lo tanto, tómate tu tiempo y pide ayuda si la necesitas para conseguir un diseño atractivo, limpio y sencillo, que facilite la lectura y centre la atención en aquellos aspectos que te interese destacar, en el mensaje que te propongas transmitir. Y mucho cuidado con la fotografía, debe reflejar tu personalidad y cómo quieres que te vean los demás.

Lo mismo ocurre con tus perfiles en redes sociales. Son como las cookies en internet, lo cuentan todo sobre tu forma de ser, hábitos, gustos, aficiones, ideología o creencias religiosas. Cualquiera de esos detalles puede inclinar la balanza, en función de las creencias del seleccionador.

2. Acepta los nervios

Los candidatos suelen sobrevalorar los nervios en una entrevista de trabajo. Estar nervioso es algo lógico ante la posibilidad de obtener un empleo o un ascenso profesional. Y quien te entrevista lo sabe tan bien como tú. Si realmente eres el candidato idóneo, un pequeño desliz no te hará perder el puesto. De hecho, no conozco a nadie excluido de un proceso de selección solo por dar alguna muestra de nerviosismo. A no ser, claro está, que la conducta fuera patológica y respondiese a una personalidad neurótica y emocionalmente inestable, que no es tu caso. Espero.

Así que acepta los nervios como algo normal, olvídate de ellos y concéntrate en el resto. Evita las muecas y los gestos adaptadores, como rascarte, tocarte la cara o el pelo, frotarte las manos, removerte incómodo en el asiento, o manosear la ropa o algún objeto. Mientras estés quieto y tu expresión facial sea positiva, todo irá bien.


Lo importante es transmitir con tu actitud los valores que te hayas propuesto demostrar: honestidad, responsabilidad, compromiso, entusiasmo o capacidad de reacción, por citar solo algunos ejemplos.

3. Cuida tu aspecto

La primera impresión cuenta más de lo que crees. En menos de un segundo causarás un buen o mal impacto a tu entrevistador. Sí, ¡menos de un segundo! Está demostrado científicamente.
 
El cerebro emocional del evaluador se formará una primera opinión de ti nada más verte, y ese criterio condicionará el resto de la entrevista. No tienes margen de error alguno: viste de forma discreta y cuidada. Si es posible, compatibiliza tu estilo personal con el de la empresa y puesto al que aspiras. 

Nada de extremos ni extravagancias. Huye de los excesos en complementos. Busca siempre el término medio. Y en caso de duda, recuerda que menos es más.
 
Si descuidas tu imagen –incluido tu currículum o perfiles en redes sociales-, pueden pensar que descuidarás también tu trabajo. Pero tampoco vayas como a la boda del año, tienes que sentirte cómodo con tu atuendo y aspecto, para no transmitir inseguridad.
 
Excluyo el tema de la higiene personal por obvio, pero mucho cuidado, porque no solo es cuestión de ir limpio y aseado, sino además, de parecerlo. En esto, toda precaución es poca. No olvides que el pelo también es un importante indicador: alguien que luce un pelo cuidado parecerá siempre una persona cuidadosa. Por el contrario, una prenda mal planchada o un calzado en mal estado serán suficientes para distraer la atención del evaluador.


4. Prudencia con los aromas

En cuanto a los aromas, lo destaco como una recomendación aparte por su importancia. La explicación es sencilla y cuenta con el aval de la ciencia: el olfato está asociado a una de las emociones básicas más primitivas, el asco. Su función es alejarnos de lo que nos repugna, ya sea un alimento en mal estado o un aspirante en apuros. 

Una vez que la pituitaria genera ese malestar no hay nada que lo remedie. Además, la emociones intensas son el estímulo más potente para la memoria, por lo que un olor inadecuado puede marcar negativamente tu imagen, y afectar de manera inconsciente al recuerdo que guarden de la misma.

 
Incluso si el aroma es bueno, el resultado puede ser malo. Tan nociva puede ser la fisiología como la química, tan molesto el olor corporal como el exceso de perfume. Si usas alguno, que sea lo más suave y discreto posible. Y nada de ponértelo con los dedos o en las palmas de las manos: dejarías tu aroma impregnado en tu evaluador al saludarle, y puede que no le guste. En ese caso, el desagrado quedará asociado en su memoria a tu persona.

5. Extrema la puntualidad

El tiempo también comunica. La impuntualidad se paga muy cara: tu entrevistador puede interpretarla como desinterés, irresponsabilidad y falta de respeto. Además, las prisas y agobios de última hora te provocarán más estrés y ansiedad. Mejor llegar con margen suficiente.

Tampoco desesperes ni pierdas la concentración si te hacen esperar. Aprovecha para relajarte y repasar mentalmente tu estrategia y objetivos. Si te da más tranquilidad, llévate una buena lectura. Cuidado con los espacios comunes, accesos y zonas de espera, cualquier responsable de la empresa puede observarte sin que seas consciente. 

Lo mejor, antes de salir de casa adopta el rol y la actitud que quieras expresar, como si la prueba empezara desde el mismo momento en que pisas la calle. ¡Será la interpretación de tu vida! (Aunque te estarás interpretando a ti mismo).

6. Transmite seguridad

Camina erguido y con paso seguro. Ni deprisa, ni despacio. Adopta una postura estable, abierta y simétrica.

Establece contacto visual y sonríe con amabilidad, también al resto de personas que te cruces al entrar o salir. Saluda con un apretón de manos firme y completo, que las dos palmas encajen perpendiculares al suelo. No toques con la otra mano el brazo de tu evaluador ni su hombro. Nada de palmadas amistosas, nada de besos ni de invadir su espacio de intimidad. No te acerques a menos de 50 centímetros y todo irá bien.
 
Tampoco pongas nada sobre su mesa ni toques sus objetos personales. Desconecta el móvil y olvida el reloj. No cruces los brazos ni metas las manos en los bolsillos al estar de pie. Tampoco cruces las piernas al sentarte, y si lo haces, construye una pose discreta. No te sientes hasta que te inviten, ni seas el primero en hacerlo. Mucho menos, recostarte en el asiento. Mantente derecho, asiente con la cabeza y devuelve feedback positivo cuando te hablen.
 
No escondas las manos detrás de la mesa y gesticula con naturalidad cuando hables. Modera y modula tu voz para que suene serena y segura. No te precipites ni atropelles. El tono reflexivo, mejor que el imperativo. Recuerda hidratar bien las cuerdas vocales, evita ese día las sustancias irritantes como el café y, obviamente, ¡no mastiques chicle!

En conclusión:



Fuente: Analisisnoverbal
Share:

Páginas vistas en total

Entrada destacada

Excelente corto animado de lo difícil que es ser autónomo en España

Olaf de Frozen, sueña con ser autónomo, es una parodia del locutor y publicista Carlos Roca que se ha popularizado.  "Ahorra...

¿Te gusta éste blog? Compartelo!

Suscríbete a Capacity.es

Etiquetas

Archivo del blog

Siguenos en Google

Facebook

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers